23Nov

Calabaza estofada con huevo poché

calabaza-estofada-con-huevo-poche-ok

La calabaza estofada es un plato que se ha comido en mi casa desde que tengo uso de razón. Tiene un sabor dulzón muy rico que se puede combinar con muchas cosas. Funciona perfectamente tanto como plato principal, como de acompañamiento de otras recetas, o mezclada con arroz, con quinoa, o con unas lentejas. Es una delicia.

En casa siempre hemos estofado la calabaza tal y como os cuento en esta receta, pero hay un paso nuevo para mí que leí en el blog Cocinando soy féliz y que me encantó. La novedad son las dos cucharadas de vinagre. Nunca lo había probado así. Me he decidido a incluirlas en la receta final porque me ha gustado mucho el toque ácido que le da al plato. Si lo prefieres no se lo pongas, y si lo pones, déjalo reducir bien para que se evapore.

Si no recuerdas cómo hacer un huevo escalfado (o huevo poché), en esta otra receta explico cómo hacerlo:  Atadillo de espárragos trigueros y huevo escalfado.

Calabaza estofada con huevo poché
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Author:
Raciones: 4
Ingredientes
  • 400 gr de calabaza
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 hoja de laurel
  • 450 gr de agua
  • Un poco de sal
  • 2 cucharadas de AOVE
  • Estragón seco
  • 4 huevos
Elaboración
  1. Pica la cebolla y los ajos en brunoise fina (trocitos pequeños). Rehógalos en una olla con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Deja se cocine a fuego lento hasta que estén bien pochados.
  2. Pela la calabaza y pártela en trozos medianos, de unos 4 o 5 cm. Añádela a la olla junto con la hoja de laurel y el pimentón. Dale un par de vueltas con la cuchara (con mucho cuidado de que no se queme el pimentón!)
  3. Añade el vinagre, sube el fuego para que hierva fuerte y se evapore. Cuando el vinagre se haya evaporado incorpora el agua. Cuando empiece a hervir, baja el fuego, añade un poco de sal, tapa parcialmente la olla y deja que se cocine a fuego lento durante 15-20 minutos. Hasta que la calabaza esté tierna.
  4. Haz un huevo poché por persona y sirve una ración de calabaza estofada con su huevo encima.
  5. Espolvorea un poco de estragón por encima, le va muy bien a la calabaza y le da un toque muy especial.
Notas
La calabaza estofada se puede preparar con antelación y guardarla en la nevera. Durará en perfecto estado durante un par de días. Caliéntala a la hora de servir.

El huevo poché hay que hacerlo justo antes de comerlo para que no se enfríe.

Es una receta muy versátil que podemos utilizar tanto como plato principal, como de guarnición de otras recetas. Incluso para acompañar legumbres o cereales como el arroz, couscous, trigo sarraceno.... A mí me gusta mucho mezclada con lentejas.