4Jul

Mejillones en salsa picante

Los mejillones son una fuente de proteínas que contienen muy pocas calorías, lo que los convierten en un entrante perfecto para disfrutar y cuidarnos al mismo tiempo.
Como últimamente le estoy cogiendo gusto a esto del picante, me he lanzado a hacer esta receta. Yo no soy más que una principiante, con un par de gotas de tabasco me arde la boca. Los que aguantáis como jabatos, no os cortéis con el tabasco y dadle alegría.

Mejillones en salsa picante
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 2
Ingredientes
  • 500 gr de mejillones
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cayenas
  • 250 gr de salsa de tomate
  • Unas gotas de tabasco
  • 1 vaso de vino blanco (medio+medio)
  • ½ vaso de agua
  • Un poquito de aceite de oliva
Elaboración
  1. Limpia los mejillones bajo el grifo de agua fría. Quítales las barbas y rasca la concha con un cuchillo o estropajo para eliminar la suciedad.
  2. Coloca los mejillones limpios en una cazuela y añade ½ vaso de vino blanco. Enciende el fuego, pon una tapa y deja que se abran con el vapor. En cuanto se abran sácalos para que no se hagan demasiado. Reserva.
  3. En otra cazuela, pon un poco de aceite de oliva y pocha la cebolla y los ajos muy picaditos. Cuando estén casi hechos, añade la cayena.
  4. Incorpora ahora la salsa de tomate, unas gotas de tabasco (al gusto de cada uno), y el ½ vaso de vino blanco. Sube el fuego para que hierva y se evapore el alcohol.
  5. Añade ½ vaso de agua (o un poco menos), y remueve.
  6. Separa las conchas vacías de los mejillones y deja las que contienen la carne. Mézclalos con la salsa picante y ¡a disfrutar!