27Sep

Espaguetis al ajillo

Un plato de pasta clásico, sencillo y muy sabroso. Los espaguetis al ajillo son una receta perfecta para días con prisa, o para cuando no tengas muchas ganas de cocinar, porque se hacen muy rápido.

A partir de esta receta, puedes añadirle algún otro ingrediente e ir variando el plato. Quedan muy ricos con gambas, mejillones, almejas, o con alguna sobra que tengas en la nevera como algo de pollo o pavo.

Es habitual que estos espaguetis se sirvan muy grasos. Con un exceso de aceite. Un truquito para que no queden así, es ponerles la cantidad de aceite justa, y añadir un pelín de agua. De esta manera, te quedarán jugosos pero no grasientos.

Espaguetis al ajillo
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 2
Ingredientes
  • 200 gr de espaguetis
  • 4-5 dientes de ajo
  • 1 guindilla cayena
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Un poco de sal
  • Una pizca de pimienta negra molida
  • Un poco de perejil
Elaboración
  1. Pon un cazo con abundante agua al fuego y cuando empiece a hervir, añade los espaguetis y un poco de sal. Deja que cuezan hasta que estén al dente. En la pasta normal, el tiempo suele rondar los 9 minutos. Sigue las instrucciones del paquete para asegurarte. Escurre los espaguetis.
  2. Pela los dientes de ajo y pícalos bien finos. Pon una sartén al fuego con un chorro de aceite de oliva virgen extra, añade los ajos y la guindilla, y rehoga con cuidado de que no se quemen.
  3. En cuanto los ajos empiecen a dorarse un poco, añade enseguida los espaguetis y mezcla bien.
  4. Busca la guindilla y retírala o alguien lo pasará muy mal si le toca.
  5. Espolvorea un poco de pimienta negra molida y perejil fresco por encima y sirve de inmediato.
Notas
Ten especial cuidado en que no se te queme el ajo o te amargará todo el plato. En cuanto veas que empieza a dorarse, añade los espaguetis y mezcla bien para repartirlo entre la pasta.

Busca la guindilla y retírala antes de que alguien se la coma y le de un ataque.