18Dic

Marmitako

El marmitako es uno de los platos típicos de la cocina vasca. Una receta de esas que llamamos de aprovechamiento y que comían los pescadores vascos cuando después de pasar largo tiempo en alta mar, no quedaban muchos productos en la despensa.

Es un guiso muy sano y completo en el que unimos los hidratos de carbono de las patatas, (que al estar cocidas no contienen demasiadas calorías), con las proteínas de alto valor biológico y omega-3 que nos aporta el bonito.

Hacía tiempo que no cocinaba este plato, casualidad esta semana me han regalado una buena rodaja de bonito y enseguida se me ha ocurrido hacerlo. Para mí, suele estar incluso más rico al día siguiente, cuando todos sus sabores han quedado bien integrados y la salsita ha engordado. Esto suele ser común a todos los guisos. Me esmero en limpiar bien el bonito y que no tenga ninguna espina ni trozo que me parezca feo. Si no tengo tiempo ni ganas de hacer un buen caldo de pescado casero, no tengo ningún reparo en utilizar uno de brick, o en hacerlo poniendo una pastilla de caldo concentrado de pescado en agua y al micro. Recursos.

Un plato para disfrutar  en cualquier época del año.

Marmitako
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 4
Ingredientes
  • 500 grs de bonito fresco
  • 800 grs. de patatas
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento verde
  • 2 tomates medianos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pulpa de pimiento choricero
  • 1 litro de caldo de pescado (o agua)
  • Aceite de oliva virgen
  • Un poco de sal
  • Un poco de pimienta negra molida
  • Tabasco (opcional picante)
Elaboración
  1. Pela y pica finamente todas las verduras (la cebolla, los ajos, el pimiento verde y los tomates).
  2. Pon una cazuela al fuego con un poco de aceite de oliva y rehoga durante unos minutos la cebolla con el ajo y el pimiento, hasta que empiecen a ablandarse. Añade entonces los tomates y cocinamos todo junto durante unos minutos. Debe quedar un sofrito bien pochadito.
  3. Pela las patatas e incorpóramos a la cazuela cascándolas con el cuchillo y procurando que queden en trozos del mismo tamaño. Para cascarlas, introduce un poco el cuchillo en la patata yrómpela con un movimiento seco ("chask!"). Así lograrás que la salsa engorde.
  4. Rehoga las patatas en la cazuela, añade la pulpa de pimiento choricero y cubre con el caldo de pescado. Deja cocer a fuego medio unos 20 minutos. Hasta que las patatas estén hechas (comprueba pinchando con un cuchillo).
  5. Limpia bien el bonito y córtalo en dados tamaño bocado. Mételo en la cazuela y deja que se cocine durante 3 minutos.
  6. Revisa el punto de sal, añade un poco de pimienta, y si quieres darle un toque picante, es el momento de ponerle unas gotitas de tabasco. Sirve bien calentito.
Notas
Si la salsa te ha quedado demasiado líquida, aplasta alguna patata con un tenedor y así la engordarás.

El guiso con las patatas lo puedes dejar hecho por adelantado, pero una vez pongas el bonito, hay que servirlo de inmediato para que no se pase.