17Feb

Moussaka vegetariana

La moussaka es un plato original de Oriente Medio, pero es la versión griega la que más conocemos. Es una especie de pastel de berenjenas con carne de cordero, cubierto por salsa bechamel y queso. Similar a una lasaña, en la que se sustituyen las placas de pasta por berenjena. Suena suculento ¿verdad?.

Esta es mi versión vegetariana de la mousaka. He sustituido la carne por unos champiñones muy picaditos, y mezclados con cebollita pochada y tomate. Incluyo también una capa de patata, y mi bechamel de calabacín (la adoro). Un plato absolutamente sano y delicioso.

Con una crema suave o una ensalada como entrante, la moussaka es una receta genial como plato principal. Además, es muy práctico porque puedes cocinarlo el día anterior o por la mañana, y calentar en el horno antes de servir.

Moussaka vegetariana
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 4
Ingredientes
  • 2 berenjenas medianas
  • 2 patatas medianas
  • 350 gr de champiñones
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • Sal
  • Pimienta
  • Orégano
  • Mozzarella
  • Bechamel de calabacín
Elaboración
  1. Precalienta el horno a 250º con calor arriba y abajo.
  2. Corta las berenjenas y las patatas (peladas) en rodajas de unos 5 mm de grosor. Ponlas en una bandeja de horno, espolvorea un poco de sal y añade un chorrito de aceite de oliva por encima. Mete al horno y asa durante 15-20 minutos, hasta que estén hechas. Pincha con un cuchillo para comprobar. Si las berenjenas están lista antes que las patatas, sácalas del horno y continúa haciendo las patatas.
  3. Pica fino la cebolla y el ajo. Pon una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y rehoga hasta que la cebolla se ablande.
  4. Pica los champiñones en trocitos muy pequeños. Añádelos a la sartén y cocina durante unos minutos con la cebolla.
  5. Ralla el tomate e incorpóralo a la sartén. Añade un poco de sal, pimienta nregra, y orégano. Mezcla bien y deja que se cocine a fuego medio durante 5 minutos. Hasta que se evapore el líquido de los champis si es que ha soltado.
  6. Monta la moussaka: en una fuente apta para horno, pon una capa de berenjenas en la base. Extiende una parte de los champiñones por encima. Después, pon una capa de patatas y cubre con un poco de la bechamel. Vuelve a extender otra parte de los champiñones encima. Termina con otra capa de berenjenas. Cubre con bechamel de calabacín y reparte un poco de queso mozzarella por encima.
  7. Mete al horno y gratina.