5Feb

Pesto de espinacas y nueces

El pesto es una de mis salsas preferidas. La receta tradicional, se hace machacando en un mortero unas hojas de albahaca con queso parmesano, piñones y aceite de oliva. Como buena receta italiana, es un acompañamiento muy típico para la pasta. Le va genial también a unas tostas (ver receta de Tosta Toscana), para untar en bocadillos, para añadir a ensaladas, o para dipear.

Esta es una variación del pesto tradicional. La idea de utilizar espinacas en lugar de albahaca, surgió por aprovechar las espinacas que siempre se me acaban poniendo malas en la bolsa (hay que ver lo que cunde una bolsa de espinacas…). Además, es una versión mucho más económica y accesible para hacerla a menudo.

Me gusta tener siempre alguna salsa a mano en la nevera para aderezar mis platos. Os dejo una lista de las que más suelo hacer yo en casa con el link a la receta por si os sirve de inspiración:

– Hummus tradicional

– Hummus verde de espinacas

– Muhammara

– Salsa de tomate y pimiento.

Pesto de espinacas y nueces
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 1
Ingredientes
  • 250 gr de espinacas
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 50 gr de nueces peladas
  • 50 gr de queso parmesano o grana padano
  • 50 gr de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • 50 gr de agua
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta negra molida
  • Unas gotas de zumo de limón (1/2 limón pequeño)
Elaboración
  1. Pon todos los ingredientes en el vaso de la batidora y tritura unos 30 segundos segundos. Debe quedar una textura pastosa y con grumitos. Si crees que necesita más líquido, añade un poco más de agua o aceite y tritura unos segundos más.
  2. Guarda el pesto en un tarro con tapa y mete en la nevera. Aguantará entre 3 a 4 días en perfecto estado. También puedes congelarlo.