14Feb

Albóndigas de pollo y verduras

Estas albóndigas de pollo con verduras quedan súper tiernas por dentro. El calabacín tienen un gran contenido de agua que hace que la carne quede muy jugosa. Además, llevan la salsa española clásica de toda la vida. Son una delicia.

Veréis en los ingredientes que pongo “pechuga de pollo entera” y no “picada”. Yo pico la carne en casa con el robot de cocina. Las bandejas de carne picada que venden ya preparadas, están llenas de almidones, harinas y  otras guarradas. No son carne 100×100. Fijaos en los ingredientes, hay que acostumbrarse a leerlos siempre para enterarnos de lo que estamos comiendo. No cuesta nada triturar las pechugas en casa y de esta forma te aseguras de estar comiendo pollo y no harinas y demás.

Mezclar la carne con verduras es también una buena forma de aumentar el consumo de verduras en casa, sobre todo si hay niños que protesten.

3.0 from 2 reviews
Albóndigas de pollo y verduras
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 4
Ingredientes
  • 500 gr de pechuga de pollo entera
  • 1 calabacín pequeño o ½ grande
  • 1 o 2 zanahorias
  • Un puñado de espinacas frescas
  • Un poco de sal
  • Una pizca de pimienta negra molida
  • Un poco de harina de avena, de espelta u otra harina
  • Un poco de aceite de oliva virgen extra
  • Para la salsa española: 1 cebolla grande, 1 diente de ajo, 2 zanahorias, 800 ml agua.
Elaboración
  1. Empieza haciendo la salsa española. Para ello, corta la cebolla en juliana, pica las zanahorias y el ajo finamente, y rehógalos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, un poco de sal y una pizca de pimienta negra. Deja que se poche todo a fuego medio. Pon la tapa para acelerar el cocinado y remueve de vez en cuando. Cuando la verdura esté blanda, añade el agua. Sube el fuego y cuando empiece a hervir, baja a fuego medio y deja que hierva destapado. Serán unos 15-20 minutos, hasta que se evapore parte del líquido. Tritura la salsa y ponla en una fuente o cazuela donde van a ir luego las albóndigas.
  2. Mientras la salsa se está haciendo, aprovecha para preparar las albóndigas: limpia la pechuga de venitas o huesitos que pueda tener. Deja solo la carne. Pártela en trozos y tritúrala con la batidora, thermomix o el robot de cocina que tengas, hasta convertirla en picadillo.
  3. Pon la carne en un bol y ralla encima el calabacín y las zanahorias (peladas). Todo en crudo.
  4. Coge el puñado de espinacas y pícalas muy finas con el cuchillo. Añádelas al bol. Pon un poco de sal y de pimienta negra molida. Amasa con las manos para integrar todo bien.
  5. Haz bolitas con forma de albóndiga y rebózalas en la harina. Sacude bien para eliminar el exceso.
  6. Prepara una sartén con un poco de aceite de oliva (que cubra la base de la sartén pero que no sea una piscina), y fríe las albóndigas. Como el aceite no las cubre, muévelas para que se doren por todos lados. No las frías mucho, se terminarán de hacer por dentro con la salsa.
  7. Pon las albóndigas en la fuente de la salsa y antes de servir, dales un calentón y remueve para que se integren bien.
Notas
No frías demasiado las albóndigas. Es mejor incluso que se queden un poco crudas por dentro, porque se terminarán de hacer cuando las calientes con la salsa.