13Nov

Crema de calabacín y maíz

Cualquier crema de verduras es la reina de mi cocina. ¡Me encantan! Y me encanta experimentar con ellas, añadir especias y utilizar ingredientes distintos. Las combinaciones son infinitas. Son mágicas para entrar en calor en otoño y en invierno, y deliciosas tomarlas frías en primavera y verano.

Esta crema de calabacín y maíz tiene un puntito dulce que no me puede gustar más. No sé vosotros, pero en mi casa no hemos utilizado el maíz para hacer cremas nunca. Era un ingrediente relegado a las ensaladas. Me encanta haberle encontrado otro lugar en mi cocina.

Yo compro las mazorcas ya cocidas. Se encuentran muy fácil en las neveras de la zona de verduras del supermercado envasadas al vacío. Si las compras crudas, no te estreses, que son muy fáciles de cocer. Solo tienes que poner agua con sal, meter la mazorca y dejar que hierva unos 15-20 minutos, hasta que compruebes que el maíz está tierno.

Os dejo esta rica cremita para que entréis en calor!

5.0 from 1 reviews
Crema de calabacín y maíz
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 3-4
Ingredientes
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 3 calabacines medianos
  • 3 mazorcas de maíz cocidas
  • Un chorrito de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • Agua
  • Un poco de sal
Elaboración
  1. Pela la cebolla y trocéala en juliana. Limpia el puerro y pártelo en rodajas. Pon una olla al fuego con un chorrito de aceite de oliva (unas 3 cucharadas, no hace falta pasarse), y rehoga la cebolla y el puerro. Remueve constantemente para que no se quemen.
  2. Pela los calabacines, trocéalos y añádelos a la olla. Cubre con agua, tapa y deja que hierva a fuego medio durante 10-15 minutos.
  3. Mientras se cocina, vete separando las pepitas de maíz de la mazorca. No hace falta que lo hagas una a una, saldrán muy bien si deslizas el cuchillo a lo largo para retirar el tronco de la mazorca y quedarte con las pepitas. Reserva algunas para decorar el plato.
  4. Retira la olla del fuego, incorpora el maíz, un poco de pimienta y sal. Antes de triturar calcula si tiene demasiada agua y necesitas retirar un poco. Es mejor que falte e ir añadiendo que no que se quede demasiado líquido. Tritura hasta que te quede una crema bien fina. Pasa por el pasapurés o por el chino para quitarle los pellejitos que tendrá del maíz.
  5. Al servir la crema, puedes decorarla con unas pepitas de maíz y unas hojas de albahaca fresca por encima.