2Oct

Calabaza rellena al horno

La calabaza es de lejos mi ingrediente preferido del otoño. La adoro, ¡me parece tan versátil! Y ahora que empieza su temporada fuerte, lo siento amigos pero… ¡pienso forraros a recetas con ella! jajaja

Compré una calabaza entera y con ella hice varios platos. Uno, fue esta calabaza rellena al horno. La abrí por la mitad y utilicé una parte para esto, y la otra mitad la partí en dos trozos. Con uno, hice un puré de calabaza y boniato, y el otro, se lo añadí a unas lentejas. Ya ves lo que da de sí. Una vez asada, aguanta perfectamente unos días en la nevera.

He hecho un relleno muy sencillo aprovechando lo que tenía en casa. Unos garbanzos que  sobraron del otro día, un poco de cebolla, puerro, zanahoria y unas espinacas. El toque definitivo es ponerle un poco de queso por encima y meterlo al horno o al micro para que se derrita. Queda delicioso.

Calabaza rellena al horno
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 2
Ingredientes
  • ½ calabaza (750 gr)
  • ½ cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 3 puñados grandes de espinacas frescas (de bolsa)
  • 300 gr de garbanzos cocidos (pueden ser de tarro)
  • Un poco de queso de cabra (u otro queso)
  • Un puñado de perejil fresco picado
  • Un poco de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • Un poco de sal
  • Una pizca de pimienta negra molida
Elaboración
  1. Precalienta el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.
  2. Forra una bandeja de horno con papel vegetal. Coloca la media calabaza encima con la parte de la carne mirando hacia abajo (piel hacia arriba). Mete en el horno 30 minutos. Prueba pinchando con un cuchillo si pasado ese tiempo la calabaza está tierna.
  3. Mientras se hace la calabaza, prepara el relleno. Pica la cebolla, el puerro, y trocea la zanahoria. Pon una sartén el fuego con un poco de aceite de oliva y rehoga unos minutos a fuego medio. Cuando la cebolla esté tierna, añade los garbanzos y las espinacas. Mezcla un minuto hasta que las espinacas se ablanden.
  4. Saca la calabaza del horno y con la ayuda de una cuchara vete retirando la carne. Deja un poco, cuidado de no romper la piel.
  5. Mezcla la carne de la calabaza con el resto del contenido de la sartén. Añade un poco de sal y de pimienta. Mezcla bien.
  6. Rellena la piel de la calabaza con la mezcla y pon unos trozos de queso por encima. Mete en el horno para que se derrita. Espolvorea un poco de perejil fresco, ¡y listo!
Notas
Puedes preparar la calabaza rellena con antelación, incluso el día anterior, y calentarla a la hora de servir.

Aprovecha que enciendes el horno para asar otras verduras. O si has comprado la calabaza entera, asa las dos mitades y luego la utilizas para otras elaboraciones. Así ahorras energía y tienes la comida preparada por adelantado.

Las espinacas reducen su tamaño una barbaridad en cuanto se cocinan. Ponle 3 puñados bien grandes y verás en lo qué se quedan.