8Sep

Salsa de tomate y pimiento

Esta es una salsa de tomate a la que le he añadido pimiento amarillo y algunas especias. Todas las semanas suelo preparar ésta, u otra salsa casera, para tenerla lista en la nevera y utilizarla durante la semana. Es una salsa muy versátil, que va genial para acompañar platos de pasta, verduras, carnes, o arroces.

Dura unos cuantos días en la nevera y se puede congelar. Con las cantidades que os dejo, salen 500gr de salsa, no es mucha. Si quieres hacer más, dobla los ingredientes.

Salsa de tomate y pimiento amarillo
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 500gr
Ingredientes
  • 4 tomates grandes y maduros
  • 1 cebolleta grande (cebolla fresca)
  • 1 pimiento amarillo
  • Una pizca de orégano
  • Una pizca de romero
  • ½ cucharadita de estevia (endulzante)
  • 1 cucharada de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
Elaboración
  1. Pela la cebolla y córtala en juliana. Abre el pimiento por la mitad, retira las pepitas y trocéalo en tiras.
  2. Pon una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y rehoga la cebolla y el pimiento.
  3. Trocea los tomates (yo les retiro la piel), incorpóralos a la sartén y deja que se vaya pochando todo a fuego medio, durante 15 minutos.
  4. Añade las especias (orégano y romero), y un poco de estevia para endulzar.
  5. Retira y tritura la salsa. Si ves que te queda muy espesa, añade un poco de agua. Pásala por el pasapurés para dejarla más fina.
  6. Puedes utilizarla en el momento o guardarla en un tarro en la nevera, e incluso congelarla.