10May

Croquetas de mijo

¡Debería existir un monumento dedicado al inventor de la croqueta! Soy muy fan del mundo croquetil. ¡Me gustan todas!

Teniendo en cuenta que las maravillosas croquetas tradicionales se hace con un montón de grasa (mantequilla o aceite) y harina, no he podido dejar de investigar hasta dar con “la croqueta healthy”.

Estas croquetas de mijo no tienen bechamel, son aptas para veganos, no contienen gluten, y sus ingredientes son 100×100 saludables. Tienen un sabor suave a especias que cada uno puede ir nivelando a su gusto, (yo reconozco que se me suele ir un poco la mano con el curry porque me encanta).

No están rebozadas con pan rallado, sino con harina de garbanzos que hago en casa en 2 minutos. Solo hay que triturar los garbanzos crudos con un robot de cocina y listo. Una harina súper saludable.

Para que quede la capa crujientita de arriba, las he rebozado en la harina de garbanzos y después las he dorado en la sartén con muy poquito aceite de oliva.

Puedes comerlas tal cual, o acompañarlas de alguna salsa para untar como tomate o pesto.

5.0 from 1 reviews
Croquetas de mijo
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 25
Ingredientes
  • 250 gr de mijo
  • 70 gr garbanzos crudos (para hacer harina)
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 3 zanahorias
  • 10 gr de jengibre fresco (1 trozo como la yema de un dedo)
  • 4 gr de curry (1 cucharadita tamaño café)
  • Un poco de sal
  • Un poco de AOVE
  • Un poco de pimienta negra molida
Elaboración
  1. Prepara la harina de garbanzos. Para ello solo tienes que poner los garbanzos crudos en la trituradora (thermomix o cualquier otro robot), y triturar a máxima potencia durante unos segundos. Abre y comprueba que ha quedado un polvo suave sin grumos, tipo harina. Reserva.
  2. Pon una olla al fuego con abundante agua y cuando empiece a hervir, añade el mijo. La cantidad de agua debe ser, por lo menos, el triple que la de mijo. Cocina durante 20 minutos hasta que el mijo esté hecho. Escurre con un colador y reserva.
  3. Pica la cebolla y el ajo muy finos. Pon una sartén al fuego con unas gotas de aceite de oliva y cocínalos a fuego medio hasta que la cebolla esté blanda.
  4. Pela el jengibre y las zanahorias. Rállalos, y añádelos a la sartén. Cocina un rato más para que la zanahoria se vaya ablandando.
  5. Añade ahora una cucharadita de curry, un poco de sal, un poco de pimienta negra molida y 2 cucharadas de la harina de garbanzos que has hecho al empezar (el resto resérvala para rebozar). Mezcla bien.
  6. Pon el contenido de la sartén en un bol y añade el mijo. Mézclalo bien hasta que quede todo bien integrado.
  7. Utiliza las manos para hacer la forma de las croquetas. Vete cogiendo un poco de la mezcla de mijo y dale forma redonda o alargada. Como prefieras.
  8. Reboza con cuidado cada croqueta en la harina de garbanzos que tienes reservada.
  9. Pon una sartén al fuego con unas gotas de aceite de oliva, y cuando esté caliente, vete dorando las croquetas a fuego medio. Dales la vuelta para que se doren por todos lados. No hace falta utilizar mucho aceite, vete añadiendo a gotas si te va pidiendo más para dorar cada croqueta.
Notas
Las croquetas de mijo se pueden congelar. Aprovecha para hacer gran cantidad y tenerlas siempre preparadas. Se descongelan muy rápido.