18Mar

Pudding de chía

Ayer publiqué un post hablando sobre estas diminutas semillas y todas sus fantásticas propiedades (Semillas de chía). Así que hoy no podía faltar su correspondiente receta.

El pudding de chía es la forma más fácil y conocida de comer estas semillas. Tiene una textura gelatinosa parecida a un pudding, un flan, o unas natillas. Es una buena opción como desayuno saludable para empezar el día bien cargados de fibra y energía. También para comer entre horas o como merienda.

Acompáñalo de la fruta que más te guste. Con plátano, papaya, pera… cualquier opción es buena!

Pudding de chía
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 1
Ingredientes
  • 2 cucharadas soperas de Semillas de chía
  • 150 ml de leche de almendras (u otra leche)
  • 1 cucharadita de sirope de ágave o miel
  • Fruta (en mi caso mango y moras congeladas)
  • Unas hojas de hierbabuena
Elaboración
  1. Mezcla las semillas de chía con la leche y una cucharadita de miel o sirope de ágave. Remueve bien para que quede todo integrado.
  2. Tapa con un film y mételo en la nevera. Debe reposar durante unas horas. Si lo vas a hacer para desayunar, déjalo toda la noche. Si no, calcula que necesitará unas 4 horas para hidratarse bien.
  3. Pasado el tiempo, decora por encima con trocitos de fruta. En mi caso le he puesto mango y moras congeladas, pero puede ser cualquier fruta que te guste. Al final un toque de menta.
Notas
Al sacar el pudding de chía de la nevera, puede que te encuentres con un exceso de leche. Escúrrela o remuévelo para integrarlo todo.