6Jul

Crema fría de tomate y pimiento rojo

Me encantan estas cremas frías ahora en veranito, son muy refrescantes! Además, son muy sanas y nutritivas porque al llevar todos los ingredientes en crudo, aprovechamos al máximo sus vitaminas, minerales, fibra y fitonutrientes.

Los tomates y el pimiento rojo son dos ingredientes que funcionan realmente bien juntos en cuanto a sabor se refiere, pero no solo eso, sino que también comparten propiedades muy beneficiosas para nuestra salud. Ambos son muy ricos en vitamina C, potente antioxidante que nos ayuda a eliminar toxinas de nuestro cuerpo y a mantener la piel joven. Son una buena fuente de betacarotenos que se transforman en vitamina A o retinol, esencial para la vista. Bajos en calorías y con gran contenido en agua, son interesantes para incluir en dietas de adelgazamiento o simplemente para cuidarnos y llevar una alimentación sana.

El sabor de esta crema de tomate y pimiento es más bien dulzón y puede recordar al gazpacho. Podéis dejarla hecha con antelación y guardarla en la nevera para que esté bien fresquita a la hora de comer.

Crema fría de tomate y pimiento rojo
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Author:
Raciones: 2
Ingredientes
  • 500 gr de tomates maduros (unos 4-5 tomates medianos)
  • 100 gr de pimiento rojo (1/2 pimiento)
  • ½ diente de ajo
  • 150 ml de agua
  • 1 cucharada de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • Zumo de ½ limón pequeño
  • 5 hojas de albahaca fresca
  • Pimienta negra molida
  • Sal (al gusto)
Elaboración
  1. Lava los tomates y el pimiento. Trocéalos y ponlos en el vaso de la batidora junto con el resto de ingredientes de la crema. Cuidado con el ajo que da mucho sabor, empieza poniendo ½ diente no muy grande y si al probar necesita más, añádeselo luego. Lo mismo con el zumo de limón. Ponle un poco y ve rectificando si quieres más.
  2. Tritura hasta conseguir una textura suave. Yo lo hago en la thermomix, lo trituro 3 minutos y no me hace falta colarlo pero si ves que te quedan trocitos de fibra o piel del tomate, pásalo por un colador.
  3. Enfría en la nevera y sirve bien fresquita. Para decorar, unas hojas de albahaca fresca y un poco de pimienta negra molida le irán muy bien.