16Mar

Rollitos de col rellenos de setas

Rollitos de col rellenos de setas (receta vegetariana)

Me encantan estos rollitos de col. La verdad es que llevan su tiempo de preparación pero el resultado es tan rico que merece la pena invertirlo. Suelo hacerlos para ocasiones especiales y siempre son un éxito. Aguantan muy bien varios días en la nevera,  así que hago una buena tanda de ellos y los voy comiendo poco a poco en los días siguientes. No te cansarán porque están riquísimos.

Es una receta divertida y original, muy típica de países como Rumanía, donde tienen por costumbre rellenar las hojas de col con carne y verduras, y luego hacen una salsa para acompañarlos.

Mi receta tiene un relleno vegetal con setas y verduras que está espectacular. Pero admite muchos otros rellenos, casi cualquiera que se nos ocurra. Por ejemplo, puedes preparar una mezcla de verduras y arroz, o utilizar legumbres. Si no eres vegetariano, puedes incluir carne picada o pescado. Todas son buenas ideas.

El repollo (berza) que te sobre utilízalo para preparar otros platos. Aquí tienes un par de ideas para incluirlo: Caldo de verduras depurativo y su crema de verduras depurativa.

Rollitos de col rellenos de setas
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Raciones: 4-6
Ingredientes
  • 1 Repollo grande
  • Para el relleno
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1 diente de ajo
  • 1 calabacín mediano
  • 350 g. de setas (en mi caso 200 g. de shitakes + 150 g. de champiñones)
  • Un chorrito de salsa de soja
  • Pimienta negra molida
  • Para la salsa
  • 2 cebollas medianas
  • 3 zanahorias
  • 1 diente de ajo
  • Un chorrito de vino blanco
  • Un chorrito de salsa de soja
  • Pimienta negra molida
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • 800 ml de agua de la cocción de las hojas de repollo
Elaboración
  1. Comienza separando una a una las hojas del repollo (te resultará más fácil sacarlas si le cortas un trozo de la base). Prepara una olla con abundante agua al fuego. Cuando empiece a hervir, añade un poco de sal y sumerge las hojas del repollo. No cabrán todas juntas, hay que cocinarlas por tandas de 4 o 5 hojas, y cocerlas durante 5 minutos. Saca las hojas y deja que escurran en un colador. Una vez cocinadas todas, ojo, ¡no tires el agua de cocción! Resérvala para utilizarla en la salsa.
  2. Prepara el relleno: pica muy fino la cebolla, el ajo y las zanahorias. Póchalos a fuego medio en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando empiecen a ablandarse (unos 5 minutos), incorpora el calabacín y las setas picados en trozos muy pequeños. Añade un chorrito de salsa de soja y un poco de pimienta negra molida. Deja que se cocine todo junto durante unos 10-15 minutos. Prueba de sal y pimienta y rectifica si hiciera falta. Retira del fuego y reserva.
  3. Para hacer la salsa: pica las cebollas, el ajo y las zanahorias. Póchalos a fuego medio en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando se hayan ablandado (unos 10 minutos), incorpora un chorrito de vino blanco. Sube el fuego para que se evapore el alcohol. Baja de nuevo el calor y añade un chorrito de salsa de soja y un poco de pimienta negra. Agrega 800 ml. del agua de la cocción de las hojas de repollo que has reservado antes. Deja hervir durante unos 10-15 minutos. Que se evapore un poco el agua. Ponla en el vaso de la batidora y tritura.
  4. Para hacer los rollitos: extiende las hojas del repollo. Córtales el trocito de la parte de abajo que coincide con el tallo y es más gruesa, para que resulte más fácil enrollarlas. Con la ayuda de una cuchara, pon un poco del relleno sobre la hoja y empieza a enrollar de atrás hacia adelante, desde la parte donde estaba el tallo que has cortado. Haz una primera doblez y mete los lados de la hoja hacia dentro del rollito. Continúa enrollando apretando para que quede bien sujeto. Repite la operación hasta hacer todos los rollitos.
  5. Pon la salsa en un recipiente y vete poniendo los rollitos sobre ella. Calienta todo junto para que se integren bien todos los sabores y sirve.
Notas
Si para la salsa no tenemos suficiente con el agua que nos ha sobrado de escaldar las hojas del repollo, completamos los 800 ml. con agua normal del grifo.

Es un plato que se puede preparar con antelación y calentar en el horno en el momento de servir.
También admite cantidad de variaciones en el relleno. Con verduras y gambas por ejemplo queda exquisitos.