1Jun

Salmorejo de manzana (igual de rico, bajo en calorías)

Salmorejo de manzana (bajo en calorías)

Estoy emocionada, he descubierto un salmorejo bajo en calorías. Apto para dietas, perfecto para cuidarnos, para comidas, cenas, aperitivos o acompañamientos. Para comerlo sin parar este verano! Me voy a poner morada, qué disfrute.

Vamos a sustituir los ingredientes más calóricos de la receta original por alguno más ligero. Reducimos al mínimo la cantidad de aceite de oliva y sustituimos el pan por un espesante natural: la manzana. El sabor os va a sorprender porque es el de siempre con un regustillo dulce al final. Buenísimo.

Como ya sabéis, todos los ingredientes de esta receta van en crudo, por lo que es aconsejable utilizar materia prima de primera calidad. Unos tomates bien ricos y maduros, un buen aceite de oliva virgen extra, y un jamón ibérico para la guarnición, van a marcar la diferencia en el resultado final. Y cuidado con el ajo, a mí no me gusta muy fuerte, por eso le he puesto uno pequeño. Siempre es mejor rectificar que pasarnos desde el principio. Es importante quitarle el germen para evitar que nos repita o resulte indigesto.

Esta es otra de esas recetas que llegan para quedarse. Viva el verano, el sol, la playa y el calor, vivan las comidas veraniegas y viva el salmorejo de manzana!

Ingredientes (para una comida de 2 personas, o aperitivo de 4)

500 gr de tomates maduros
250 gr de manzana golden (1 manzana)
1 diente de ajo (sin germen)
35-40 gr de aceite de oliva
Sal
1 cucharadita de vinagre de jerez
Huevo duro y jamón para guarnición

Cómo hacer Salmorejo de manzana, bajo en calorías.

 

  1. Lavamos y troceamos los tomates. Los ponemos en el vaso de la batidora o thermomix junto con la manzana pelada y troceada, un diente de ajo al que le hemos quitado el germen, y un poco de sal. Trituramos a máxima velocidad hasta obtener una crema. Añadimos el aceite de oliva virgen y el vinagre de jerez, volvemos a batir. Rectificamos de sal y pasamos por el pasapurés para que nos quede más fino.
  2. Enfriamos antes de servir y lo acompañamos de jamón ibérico y huevo duro troceado.