15Ene

Crema de champiñón y calabacín

 

Muchos me escribís a través de facebook pidiéndome más “recetas detox”, percibo cierto arrepentimiento por los excesos navideños… Pues estáis de suerte porque yo también me siento culpable y este mes pienso dedicarme seriamente a hacer una limpieza total.
Ayer comí esta deliciosa crema de champiñón y calabacín, una receta muy ligera que nos recomendaban el otro día en la página de the health compañy. Un centro dirigido por Toscana Viar, farmacéutica y nutricionista, especialista en nutrición deportiva, y responsable de la proeza de que mi padre haya adelgazo (por fin) 14 kilos sin sufrir. Así que cualquier receta que ella nos recomiende será bienvenida en este blog.

Los dos ingredientes principales de esta crema, el champiñón y el calabacín, destacan por su ligereza y por tener un contenido muy elevado de agua. Son ricos en vitaminas y minerales, bajos en calorías y con un alto contenido en fibra, lo que les convierte en alimentos ideales para las dietas depurativas.

Crema de champiñón y calabacín
 
Tiempo
Tiempo
Tiempo
 
Author:
Raciones: 4
Ingredientes
  • 400 gr. de champiñones
  • 500 gr. de calabacín
  • 1 cebolla
  • 600 ml agua
  • 1 guindilla cayena (opcional picante)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Un poco de sal
Elaboración
  1. Limpia y trocea los champiñones. No utilices agua para limpiarlos salvo que estén muy sucios, utiliza un paño húmedo.
  2. Pela el calabacín y pártelo en trozos gruesos.
  3. Pon un poco de aceite de oliva en una olla y sofríe la cebolla picada. Cocínala un par de minutos, hasta que empiece a ablandarse.
  4. Añade los champiñones, el calabacín, y una guindilla cayena si quieres darle un toque picante.
  5. Incorpora el agua y un poco de sal. Cuando empiece a hervir, deja que se cocine a fuego lento durante 20 minutos.
  6. Tritura bien y lista!
Notas
Si quieres una crema más espesa, reduce la cantidad de agua al cocinarla, o retira un poco antes de triturarla.

Esta crema se puede preparar con antelación. Aguanta bien de 3 a 5 días en la nevera.

Suelo retirar la guindilla antes de incorporar el agua para que no esté demasiado picante. Le doy unas vueltas con la cebolla, el calabacín y los champiñones y enseguida la retiro.