13Sep

Erizo de cherrys y queso

Erizo de cherrys y queso fresco
Hoy os propongo un aperitivo muy sano y divertido, un erizo de cherrys y queso. Es un plato muy vistoso que llena la mesa, y muy resultón para ponerlo como aperitivo en comidas, cenas, cumpleaños o fiestas.
Quiero dedicarle este erizo a mi tía Belén, que junto a su prima Marta, tienen un catering y son unas artistas. Ella fue quien me lo enseñó hace años y desde entonces, he perdido la cuenta de las veces que lo he hecho. Siempre es un éxito!

 

Ingredientes

1 lechuga iceberg
Tomates cherry
Queso fresco o mozzarella
Orégano
Aceite de oliva
Sal
Palitos de brochetas

Elaboración

 

  1. Cortamos en taquitos el queso que hayamos elegido. Si optamos por el fresco, no los haremos muy pequeños para que no se nos rompan al insertarlos en los palos de las brochetas.
  2. Ponemos a macerar los tacos de queso en un cuenco con aceite de oliva, orégano y sal. Lo metemos en la nevera media hora.
  3. Cortamos los tomates cherrys por la mitad, en sentido horizontal.
  4. Preparamos las brochetas: primero insertamos la mitad de tomate que corresponde a la parte de arriba, seguido un taquito de queso macerado, y por último, la mitad que corresponde a la parte de abajo de tomate. Nos quedarán unos “bocadillitos” de cherrys con el queso en el centro. Los tomates y el queso nos deben quedar casi en la punta de la brocheta para poder comerlos directamente de ella.
  5. Quitamos las primeras hojas de la lechuga, y le hacemos un corte en la base para que nos quede recta en el plato. Vamos pinchando las brochetas en la lechuga hasta que hayamos completado el erizo.