26Jul

Tajine de pollo y verduras

Tajine de pollo y verduras

El tajine o tajín (pronunciado tayín) es un recipiente para cocinar compuesto por un plato hondo y una tapa en forma cónica. El mismo nombre recibe lo que se cocina en su interior. Es un plato tradicional de la cocina marroquí que ya se utilizaba en el año 5000 a.C.

La cocina en tajine se caracteriza por una cocción muy lenta que, gracias a su tapa cónica, mantiene todo el calor, el vapor y los aromas en su interior, permitiendo que los alimentos se cocinen conservando mejor sus propiedades.

El tajine original es de barro cocido y se cocinaba directamente en el fuego, pero hoy en día existen nuevas versiones para cocinas modernas.

Cuando puse la receta del couscous de verduras ya dije que la cocina marroquí es mi perdición, y vaya si lo es!

Venga, animaos a introducir nuevas culturas en la mesa!

Ingredientes (para 4 personas)

800 gr. / 1kg. de Pollo troceado, sin piel (preferiblemente muslo o contramuslo)
1 Ajo
1 Calabacín
4 Zanahorias
3 Cebolletas
8 Ciruelas pasas
1 Cucharada de pimentón dulce
1 Cucharada de cúrcuma
1 Rama de canela
Pimienta
Sal
1y 1/2 Cucharadas de aceite de oliva
1 Vaso de agua

Elaboración

 

  1. Pelamos las zanahorias y las cortamos en trozos grandes. Partimos las cebolletas en 4 trozos cada una, y el calabacín en bastones. Reservamos.
  2. Ponemos el tajine al fuego con el aceite y doramos un diente de ajo. Cuando esté dorado, lo retiramos (este paso es simplemente para dar un poco de sabor).
  3. Añadimos el pollo troceado y lo doramos unos segundos. Cuando tenga un poco de color, agregamos la cucharada de pimentón dulce y removemos. Salpimentamos y añadimos la cucharada de cúrcuma. Mezclamos.
  4. Colocamos todas las verduras y las ciruelas en el tajine, intentando disponerlas de una forma bonita, ya que luego lo serviremos tal y como lo dejemos ahora. Seguidamente, añadimos el vaso de agua por encima, y la rama de canela en el centro.
  5. Tapamos el tajine y lo dejamos cocer a fuego muy lento (en mi vitrocerámica al número 2  o 3) durante 30 minutos. Antes de taparlo, nos aseguramos de que esté hirviendo lentamente. No es conveniente abrirlo mucho, pero sí debemos hacerlo un par de veces para comprobar si se nos está quedando corto de agua. En ese caso, le añadimos un poco más.
En el interior del tajine se va a producir una cocción lenta al vapor, que tendrá como resultado una mezcla de aromas increíble, y una carne y verduras tiernas y llenas de sabor.

Lo servimos directamente en el tajine. Podemos acompañarlo de un couscous y así tenemos un plato de lo más completo! Si hacéis click aquí podéis ver cómo cocer la sémola couscous.

(IMPORTANTE: NUNCA poner el tajine vacío al fuego porque se casca. Siempre debe contener algo, al menos un poco de aceite.)

 

Tajine de pollo y verduras