30Abr

Berenjenas rellenas de carne

Berenjenas rellenas de carne
Esta receta me recuerda a mi tía Maritere, es hermana de mi abuela y son geniales, qué vitalidad! Cada vez que vas a su casa te hincha a comer y recuerdo un día, cuando yo vivía en Madrid, que me puso estas berenjenas (bueno, estas exactamente no, la versión llena de bacon, bechamel y queso gratinado. De las que llenan de verdad).
Terminé la primera y antes de que me diera cuenta, me puso otra en el plato mirándome con esa cara de… no me digas nada porque te la vas a comer. Así que me la comí.
Creía que eso iba a ser todo pero no! me trajo de segundo un filete con patatas que no cabía en el plato.
Y otra vez  esa cara de… que te lo vas a comer. Y me lo comí también.
Salí de su casa redonda y con un tupper de berenjenas en la mano por si me había quedado con ganas de más…
Desde ese día, me acuerdo de ella cada vez que como este plato. Así que, le dedico esta receta a mi tía Maritere con mucho cariño.

La berenjena

Antiguamente fue un fruto con muy mala reputación porque pensaban que su consumo producía locura. Nada más lejos de esto, la berenjena está llena de propiedades positivas para nuestro organismo.
Posee muy pocas calorías (17 por cada 100 gramos) y su contenido en agua supera el 90% por lo que es un vegetal ideal para incluir en las dietas para bajar o controlar peso.
Nos ayuda a mejorar la circulación e inhibe el crecimiento de las células cancerosas en el estómago. Favorece la eliminación del colesterol ya que absorbe las grasas de los alimentos que se comen con ella.
Contiene propiedades antioxidantes y su fibra nos ayuda a depurar el organismo y a bajar los niveles de azúcar en sangre (tan necesario para personas con diabetes)
La berenjena es rica en potasio por lo que constituye un buen diurético contra la retención de líquidos, aporta un alto contenido de ácido fólico, muy importante para las embarazadas y es rica también en magnesio y hierro.
No debe consumirse cruda ya que puede ser tóxica.

Ingredientes (para 2 personas)

1 Berenjena
1 Cebolla o cebolleta
300 gr. carne picada
3 cucharadas de tomate frito

Elaboración

Para hacer la berenjena

Abrimos la berenjena por la mitad en sentido transversal. Con un cuchillo le hacemos unos cortes en la carne, pero sin llegar a tocar la piel, y la hervimos en abundante agua con sal durante 10 minutos.

Sacamos y escurrimos.
Cuando haya enfriado un poco, vamos sacando la carne con la ayuda de una cucharita y la reservamos para añadírsela más tarde al relleno.
Berenjenas vaciadas con una cucharita

Para hacer el relleno

Picamos la cebolla y la pochamos en una sartén con un poquito de aceite.
Cuando esté echa, le añadimos la carne picada, salpimentamos y con la ayuda de un tenedor o cuchara de cocina, vamos moviendo y deshaciendo para que nos quede como un picadillo.

Troceamos con un cuchillo la carne de la berenjena que antes hemos reservado y la añadimos a la sartén junto con 2 o 3 cucharadas de tomate frito.
Lo mezclamos todo y rellenamos con ello las berenjenas.

Relleno de carne para las berenjenas
Las podemos comer tal cual o ponerles un poco de queso por encima y gratinarlas al horno o con una riquísima bechamel de calabacín que no lleva grasas ni harina. Aunque yo como veis en la foto de arriba, me he dado un capricho y me las he comido con la bechamel de toda la vida 😉

 

Berenjenas rellenas de carne